¿Te acuerdas de cuando las cartas se escribían en papel?

¿Te acuerdas de cuando las cartas se escribían en papel?

¿Te acuerdas de cuando un “TE QUIERO” era algo más que el estado de un Whatsapp?

¿Te acuerdas de cuando “la palabra” era como un pacto de sangre entre enamorados?

¿Te acuerdas…?

¿Te acuerdas lo que sentías al preguntar al cartero si había carta para ti y te decía que sí?

¿Te acuerdas de esos segundos en los que los nervios se apoderaban de ti mientras habrías el sobre para leer esas letras?

¿Te acuerdas de esa emoción…?

¿Te acuerdas de cómo leías una y otra vez esa carta intentando encontrar un mensaje oculto que te hiciera soñar?

¿Te acuerdas de cómo luego se guardaba en una caja para que el paso del tiempo no la estropeara y siguiera manteniendo su esencia?

¿Te acuerdas…?

Ahora va todo muy deprisa, cambiamos de opinión según el viento que sople. En parte es lógico, “tenemos que mirar por nuestro futuro” pero… ¿a costa de qué?

¿Te acuerdas de cuando un “para siempre” no tenía fecha de caducidad?

¿Te acuerdas de cuando la gente hablaba mirándose a los ojos?

¿Te acuerdas de cuando una sonrisa era la mayor de las recompensas?

¿Te acuerdas de cuando las mentiras eran mentiras y no medias verdades?

¿Te acuerdas…?

¿Te acuerdas de cuando se podía contestar a las preguntas porque las respuestas eran sinceras?

¿Te acuerdas de cuando la confianza era algo importante?

¿Te acuerdas de cuando al acostarte podías dormir con la conciencia tranquila?

O mejor dicho…

¿Te acuerdas de cuando podías dormir?

¿Te acuerdas de cuando los sueños eran proyectos a realizar y no pesadillas?

¿Te acuerdas…?

¿Te acuerdas de cuando la palabra “futuro” significaba “contigo”?, ¿y de cuando la palabra “pasado” no existía?

¿Te acuerdas de cuando un paseo era toda una aventura?

¿Te acuerdas de cuando las cartas se escribían en papel?

Y…

¿Te acuerdas cuando después de escribirla siempre añadías una Posdata como si de algo obligatorio se tratara?

En fin…, ahora todo son mensajes que se pierden en el infinito mar de la información, se escriben, se mandan, se leen o no y con el tiempo son borrados, olvidados como si nunca hubieran existido, como si nunca hubieran sido escritos, como si nunca hubieran sido leídos. Nadie se para a escribir una carta que tardará varios días en llegar a su destinatario. Sin embargo…, las cartas escritas en papel perduran en el tiempo, llevan impresas la esencia del momento en el que fueron creadas, llevan nuestro trazo, llevan letra nuestra letra, llevan nuestro “yo”.

¿Te acuerdas de cuando las cartas se escribían en papel?

Blog, Pensamientos que nunca debieron salir de mi cabeza.

Safe Creative #1807317886162

Comparte si te gustó

Ahora también lo puedes ver y escuchar en nuestro canal de YouTube.

Más pensamientos...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.