El Imperio Romano fue uno de los más grandes de la historia de la humanidad. Su poderío era tan extenso que abarcaba todas las costas del Mar Mediterráneo. Los griegos, al igual que muchos otros pueblos, acabaron siendo dominados; pero al mismo tiempo, ellos también “conquistaron a los conquistadores” a través de su vasta cultura, que se impuso en Roma.

En efecto, los romanos adoptaron la cultura griega y copiaron sus dioses, aunque le cambiaron los nombres y con el tiempo les dieron personalidades diferentes. Si para los griegos tenían un significado creador, los romanos, de acuerdo a su modo de ver el mundo, los concebían como seres más poderosos y violentos. Para evitar la mala suerte, les ofrecían ceremonias y sacrificios.

Algunos de los dioses romanos más importantes son:

 

Júpiter-200pppJuno-200pppVulcano-200pppApolo-200pppMinerva-200pppNeptuno-200pppCupido-200pppSaturno-200pppPlutón-200pppvenus-200pppDiana-200pppBaco-200pppMercurio-200ppp

Marte-200ppp

 

 

 

 

 

 

separador_150ppp


Júpiter

Júpiter

Júpiter se convirtió en el más grande de los dioses del Olimpo: Dios de la luz, Júpiter mantenía la orden entre los dioses y los hombres, e intervenía y juzgaba sus conflictos. Sus decisiones eran justas y equilibradas: No concedía favores a nadie.

Júpiter era un dios muy poderoso, cuya voluntad fue limitada solamente por las detenciones del destino. Sus atributos ordinarios son el cetro, el águila y el rayo.

Su madre, Rea, se lo confió a la guardia de cabra Amaltea, porque su padre, Saturno, devoraba a los niños. Al hacerse grande, Júpiter destronó a Saturno y compartió el mundo con sus hermanos, Plutón y Neptuno. Júpiter buscó a su hermana gemela Juno en Creta, donde la cortejó, primero sin éxito, aunque finalmente ella sintió lastima de él cuando él adoptó el disfraz de cuco mojado, y se casaron.

Júpiter tuvo muchas aventuras amorosas y fue el padre de numerosos dioses, semidioses, ninfas, héroes y reyes. Júpiter se convirtió en tan insoportable, que otros dioses organizaron una rebelión contra él. Júpiter castigó a Apolo y a Neptuno enviándolos a edificar Troya en la tierra.

separador_150ppp


Juno

Juno

Juno, hermana y esposa de Júpiter, era la reina de los dioses, señora del cielo y la tierra y la protectora de los reinos y los imperios. Su presencia no faltaba jamás en los nacimientos y los desposorios, otorgando especial protección a las esposas virtuosas. Su carácter, empero, era imperativo, malhumorado y vengativo y terca en su querer.

El culto de Juno era universal y sus fiestas se desplegaban en medio de la mayor solemnidad. En Argos (ciudad), Samos y Cartago era donde la diosa recibía especial culto y veneración.

Algunos escultores la han representado sentada en un trono, ostentando sobre su frente una diadema y en su mano un cetro de oro. A sus pies aparecen uno o varios pavos. Algunas veces se ven también dos pavos arrastrando su carro y tras ella, Iris (su hija) despliega los variados colores del arco iris.

Iris, hija de Juno y mensajera de los dioses, transmitía sus mandatos a los diversos lugares de la tierra, a los mares y hasta a los infiernos, ejerciendo, entre tanto, los oficios más penosos: asistía a las mujeres agonizantes y cortaba el hilo que mantenía unidad sus almas al cuerpo, cumpliendo de esta manera y en nombre de Juno tan piadosa misión.

Juno espiaba siempre a su marido Júpiter, pegando gritos de celos que hacían temblar el Empíreo. Júpiter empleaba métodos agresivos para callar a Juno como maniatarla con una cadena de oro (hecha por Vulcano) o atarle a cada pie un pesado yunque. Los dioses no pudieron quitarle las ataduras por lo que tuvieron que recurrir a vulcano. Juno perseguía a las amantes favoritas de Júpiter.

Lo, era la ninfa favorita de Júpiter por lo que este para atraparla, hizo descender una nube de niebla, pero Juno la disipó por lo que ésta convirtió a Lo en una vaca. Entonces Juno la confinó con un guardián de cien ojos, Argos. Éste tenía a la ninfa bien controlada y por la noche la ataba en una columna. Júpiter solo tuvo la posibilidad de enviar a Mercurio para que diera muerte a Argos y liberar a Lo.

Mercurio se le presentó a Argos en el atardecer por lo que empezó a contarle una historia tras otra hasta que la bestia se durmió, entonces Mercurio le cortó la cabeza. Juno encolerizada por la noticia, descargó su furia en Lo por lo que le echó un líquido llamado tábaco el cual haría que Lo se rascara durante toda su vida. Lo pidió a Júpiter que le destituyera a su forma actual, por lo que Júpiter le concedió la petición y Lo dio a luz a su hijo Epafo.

Juno, al echar de menos a su fiel espía Argos, ésta le arrebató los cien ojos de su cadáver y se los implantó a sus dos pavos reales para así recordarle para la eternidad.

Juno se hizo enemiga de Troya porque Paris, hijo de Príamo, no le adjudicó la manzana de oro. En cambio los griegos se favorecieron de los favores y protección de esta diosa (de aquí que los pavos reales parezca que en sus plumas tienen ojos).

Las Prétides, hijas de Preto, se sentían orgullosas de su belleza por lo que osaron compararse con Juno por lo que ésta les echó una maldición que consistía en que las Prétides se volvieran maniáticas e insensatas ya que éstas se consideraban vacas (sin serlo, ilusión que Juno creó) por lo que las Prétides se escondieron en lo más profundo de una selva para evitar ser utilizadas en el arado. Melapto que era un médico que podía curar a las hijas de Preto, le impuso como condición que si le aceptaba como yerno y le concedía tres partes de su reino, las curaría, por lo que Melapto se casó con la hermana más hermosa y les devolvió a todas a su estado original.

separador_150ppp


Vulcano

Vulcano

Vulcano es el dios del fuego subterráneo, del metal, el dios herrero pero también el dios de la fecundidad. Este dios vive en los volcanes y provoca erupciones volcánicas. Su atributo es el martillo. Hijo de Juno y de Júpiter, algunos piensan que Vulcano era hijo de Junon por partenogénesis.

Nació enfermo y su madre lo abandonó, no reconociéndole como hijo suyo ni como dios y lo echó desde lo alto de Olimpo.

Vulcano cayó al mar dónde dos diosas marinas lo educaron en una cueva submarina donde creó su primera forja. Allí produjo numerosos objetos: el cinturón de Venus, el carro solar de Apolo, el palacio de los dioses, el tridente de Neptuno. Juno, viendo el don que podéis, le hizo volver al Olimpo y le casó con Venus.

Tras un enfrentamiento con Júpiter, Vulcano fue expulsado por segunda vez del Olimpo y al caer se quebró las piernas, quedando tras eso cojo para siempre.

El fuego es un instrumento del demonio: Vulcano fue rechazado por su madre a causa de su fealdad demoníaca. Lo asociamos también con el agua por sus años en la cueva submarina junto a las ninfas.
Su fiesta se celebraba en agosto, o sea, durante los calores ardientes del verano.

separador_150ppp


Apolo

Apolo

Hijo de Júpiter y de Leto, Apolo es el hermano gemelo de Diana. Las funciones y los símbolos de este dios son múltiples. Apolo puede presentarse bajo dos aspectos muy diferentes: por un lado encarna el orden racional y una cierta forma de belleza masculina ligada a este orden racional. Pero por otro lado, es también el dios vengador pudiendo llegar a mostrarse cruel y mortífero. En efecto, Apolo puede castigar y enviar enfermedades a los que le hacen daño.

También es el dios de la música y de la poesía, y más particularmente de la armonía musical. A menudo le vemos acompañado de las nueve Musas de las Artes y las Ciencias. A veces vemos al dios Apolo asociado al sol (así como a su hermana a la Luna).

El nacimiento de Apolo fue retrasado por Juno, divinidad del hogar y esposa de Júpiter, que, por celos, impidió a Leto dar nacimiento a sus hijos, amenazando con fuertes represalias a cualquier región que los acogería. Solo Ortigia, uno de las islas más pequeñas de las Cícladas, aceptó albergar a la joven, que pudo dar vida a sus dos gemelos: Apolo y su hermana Diana. Más tarde, Apolo llamó a esta isla Delos.

separador_150ppp


Miverva

Minerva

Minerva es la diosa de la Guerra y del Olivo. Es la hija de Júpiter, el dios de dioses, y de Metis, ninfa de una belleza notable. Júpiter, habiendo fijado en Metis, se la tragó para demostrarle su amor y después de hacerlo, tuvo un terrible dolor de cabeza. Le pidió a Vulcano, el dios del fuego y de los metales, que le golpeara con su hacha para abrirle el cráneo. Y al hacerlo, una mujer salió de su cabeza, perfectamente armada y protegida. Así nació la diosa Minerva.

Minerva es también la diosa del Olivo, a raíz de una pelea entre ella y Neptuno. Los dioses del Olimpo se reunieron para saber quién sería el protector de la futura ciudad de Atenas. El que consiguiera darle el regalo más útil a la ciudad, ganaría. Minerva ofreció un olivo mientras que Neptuno un caballo. El olivo fue considerado más útil porque les permitiría a los hombres vivir. Entonces ella se convirtió en la protectora de Atenas, que llevó su nombre.

separador_150ppp


Neptuno

Neptuno

Neptuno era el dios del mar, de los buques, de los temblores de tierra y de la navegación. Junto a Júpiter y a Plutón, se repartieron el mundo de su padre, Saturno. Y él recibió las aguas marinas y las dulces. Sus atributos son el tridente (ofrecido por sus hijos los Cíclopes), el caballo que él mismo había domesticado, el toro y el delfín.

Neptuno era muy aguerrido y a menudo, armado con su tridente, recorría su reino sobre un carro tirado por caballos hechos de algas y de espuma, o por delfines. Neptuno era el dios marino: medio humano, medio pez. Él se casó con Anfitrite. Los romanos festejaban Neptuno todos los meses de febrero.

separador_150ppp


Cupido

Cupido

Dios del Amor, considerado como el más joven de los dioses y como uno de los dioses fundamentales del mundo, fue el primer dios de la Pasión. A Cupido se le considera como un dios nacido al mismo tiempo que la Tierra y sacado directamente del Caos primitivo. A veces de le presenta como hijo de Afrodita y de Mercurio, como se le presenta como hijo de Iris y de Céfiro.

Cupido era un chico ruidoso, con alas de oro, y que tiraba sus flechas al azar o incendiaba los corazones con su antorcha. Pero bajo el niño aparentemente inocente, se podía vislumbrar a un dios poderoso, que podía, a merced de su fantasía, causar heridas crueles. Por ejemplo, Cupido atacó a Heracles, a Apolo, a Júpiter, a su propia madre y a los hombres.

Su madre tenía, incluso, un poco de miedo de él, aunque le trataba con ciertas consideraciones. Cupido tenía como compañero a Anteros, que lo convertía en adulto cuando estaba a su lado, y en niño cuando estaba lejos de él.

separador_150ppp


Saturno

Saturno

Dios de la agricultura y de la cosecha en la religión romana, Saturno era invocado en el momento de las siembras. Sin embargo, este dios corresponde al dios griego, Cronos, dios del tiempo.

Saturno es el menor de los hijos de Urano y de Tellus, el Cielo y la Tierra. En virtud del derecho de primogenitura, Titán, el mayor de los niños de Urano, debía suceder a su padre en el trono. Pero Saturno, el más ambicioso de todos, consiguió que su hermano Titán le dejara reinar en su lugar con la condición de que Saturno, hiciera perecer a sus hijos varones, con el fin de dejar Saturno, a su muerte, el trono del Olimpo a los hijos de Titán.

Saturno devora a todos sus hijos recién nacidos de su matrimonio con Ops. Pero Júpiter escapa de su suerte, gracias a una estratagema de Ops. Júpiter, educado en secreto, se venga de su padre y le fuerza a devolverles la vida a sus hermanos y a sus hermanas.

Saturno se refugia con Ops en Italia, en la región del Lacio, donde se hace rey y reinará la conocida como "La edad de oro". Los pueblos de las montañas vecinas se reúnen en Lacio para vivir una vida cómoda, sin injusticia ni deshonor, regulada por una eterna primavera en la que no existen las catástrofes agrícolas. Allí las cosechas son buenas y abundantes.

Saturno se quedó, tras el fin de "la edad de oro", como el dios protector de las siembras, como recuerdo de la eterna primavera. Y es que Júpiter, enfadado por la felicidad de su padre, lo manda a los Infiernos. La primavera eterna es destruida y se crean las cuatro temporadas que conocemos en la actualidad. La injusticia y el crimen nacen en Lacio y la diosa Justicia se convierte en diosa.

Las saturnales, fiesta anual que se celebra cada diciembre, conmemoran "la edad de oro". Esta fiesta es la única manifestación religiosa que los romanos consagran a Saturno. Fiesta de libertad, de felicidad, e incluso de exceso, esta fiesta representa el ideal de vida que simboliza la edad de oro perdida.

separador_150ppp


Plutón

Plutón

En la mitología romana, Plutón era el dios del inframundo. Su equivalente en la mitología griega era Hades, aunque Plutón era más benigno. En cuanto a la etimología del nombre se le confunde con el de Pluto, el dios griego de las riquezas.

Plutón era hijo de Saturno y Ops, y esposo de Proserpina, a quien raptó para casarse con ella. La madre de Proserpina, Ceres, se afligió tanto que provocó el invierno.

Su palacio se ubica en mitad del Tártaro, donde como soberano vela por la administración de su estado y dicta sus inflexibles leyes. Sus súbditos, sombras ligeras y miserables, son tan numerosos como las olas del mar y las estrellas del firmamento: todo lo que la muerte cosecha sobre la Tierra vuelve a caer bajo el cetro de este dios, aumentando su riqueza o convirtiéndose en su presa. Desde el día en que inauguró su reino, ni uno de sus ministros infringió sus órdenes, ni uno de sus súbditos intentó una rebelión. De los tres dioses soberanos que controlan el mundo, él es el único que nunca ha de temer la insubordinación o la desobediencia y cuya autoridad se reconoce universalmente.

Los romanos pusieron a Plutón no sólo entre los doce grandes dioses sino también entre los ocho dioses elegidos, que eran los únicos que estaba permitido representar en oro, en plata y en marfil. En Roma había unos sacerdotes victimarios consagrados únicamente a Plutón.

De todos los dioses, Plutón era el más despiadado y temido por los hombres, quienes lo califican de adamastos (‘inflexible’) o stygeros (‘terrible’). Se le temía por su fealdad y la dureza de sus rasgos. Si bien era inflexible, se consideraba que era el más justo de todos los dioses, pues a su reino acababa llegando cualquier ser mortal más tarde o más temprano, sin importar su clase, rango o lugar de procedencia.

Se suele representar a Plutón con una espesa barba y un aire severo. A menudo lleva su casco, regalo de los Cíclopes y que tenía el poder de volverlo invisible. A veces, ciñe su frente con una corona de ébano, culantrillo o narciso. Cuando se sienta sobre su trono de ébano o azufre lleva en su mano derecha un cetro negro, una horca o una pica. A veces tiene llaves en sus manos, para indicar que las puertas de la vida se cierran para siempre para los que llegan en su reino.

Se le representa también en su carro tirado por cuatro caballos negros.

Su pareja es Proserpina, una antigua diosa cuya historia es la base de un mito de la primavera. Es la equivalente en la mitología romana a la diosa griega Perséfone.

Venus, para dar amor a Plutón, envió a su hijo Cupido (también conocido como Eros) para que acertase a Plutón con una de sus flechas. Proserpina estaba en Sicilia, en el lago Pergusa (cerca de Enna), donde se bañaba, jugaba con algunas ninfas y recogía flores. Entonces Plutón surgió del cercano volcán Etna con cuatro caballos negros y la raptó para casarse con ella y vivir juntos en el Hades, el inframundo grecorromano, del que era gobernante. Plutón era también su tío, pues Júpiter y Ceres eran sus hermanos. Así pues, Proserpina pasó a ser la Reina del Inframundo.

separador_150ppp


Venus

venus

Venus es la diosa del amor, de la belleza, de la fertilidad y es capaz de hacer inmortal a los enamorados. Alrededor de su nacimiento existen unas leyendas contradictorias. Unas dicen que Venus habría nacido de la espuma de los flujos después de la mutilación de Urano a manos de Saturno. Otras teorías dicen que es hija de Júpiter y de Dione.

Otra teoría dice que Venus surge desnuda de la espuma del mar y cabalga sobre una caracola llegando primeramente a la isla de Citerea, pero cuando se percata de que es una isla pequeña , se fue a Peloponeso y, finalmente, se instala a Paphos, isla de Chipre. Las hierbas y las flores crecían bajo sus pasos conforme ella andaba. En Paphos, se encuentra con "las Temporadas", las hijas de Temis, que se apresuraron a vestirla y a engalanarla.

Ella quiso a numerosos dioses y a simples mortales. A pesar de que estuvo casada con Vulcano, lo engañó frecuentemente con Marzo (de esa unión nace Rómulo). Pero un día fue sorprendida por su esposo, que los encarceló a ambos en una red. Avergonzada, Venus dejó por una temporada el Olimpo. Venus fue también la madre de Cupido y de Anteros.

Venus recibió de Paris la famosa manzana de oro y le demostró su reconocimiento al héroe troyano originando entre él y Helena un amor que desgraciadamente fue fatal para Troya. Venus está considerada como la madre del pueblo romano gracias a su hijo.

separador_150ppp


Diana

Diana

Diosa de la luna y de la caza. Equivalente latina de la virginal diosa griega Ártemis, Diana era la guardiana de las corrientes y los manantiales y protectora de los animales salvajes. Además, era especialmente venerada por las mujeres, y se creía que aseguraba un parto apacible a sus favoritas. En la iconografía artística se la representa habitualmente como una joven cazadora, a menudo armada de arco y flechas. El santuario más famoso consagrado a Diana estaba sobre el lago Nemi, cerca de Aricia.

separador_150ppp


Baco

Baco

Baco (Dionisos en la mitología griega) es el dios del vino, de la vid, de la vegetación, del baile y también de los placeres de la vida. Es el hijo de Semele y de Júpiter. Semele murió muy rápido (antes de que Baco naciera) fulminada por Juno, loca de celos, y es Júpiter quien lo guardó en su muslo porque el niño no estaba aún listo para nacer.

Juno quería la muerte de Baco, pero Júpiter lo escondió en los dominios del rey Athamas que lo disfrazó de chica. Luego, Mercurio lo transformó en ciervo y se lo confió a las ninfas. Y es con ellas que Baco creó el vino. Más tarde, cuando fue adulto, Juno lo reconoció y lo volvió loco. Pero Rea, su abuela le devolvió la razón.

Como Baco quería asegurar su descendencia (porque era sólo un semidiós), fue a los infiernos a buscar a su madre. Plutón no se opuso a eso, ya que Baco le dio a cambio su flor preferida, el mirto. Después de este intercambio, Baco llevó a Semele al Olimpo donde estuvo admitida bajo el nombre de Tione y Baco se convirtió en uno de los doce dioses.

separador_150ppp


Mercurio

Mercurio

En la mitología romana, Mercurio (en latín Mercurius) era un importante dios del comercio, hijo de Júpiter y de Maia Maiestas. Su nombre está relacionado con la palabra latinamerx (‘mercancía’). En sus formas más primitivas parece haber estado relacionado con la deidad etrusca Turms, pero la mayoría de sus características y mitología fue tomada prestada del dios griego análogo Hermes.

Mercurio ha inspirado el nombre de varias cosas en cierto número de campos científicos, como el planeta Mercurio, el elemento mercurio y la planta mercurial. La palabra «mercurial» se usa comúnmente para aludir a algo o alguien errático, volátil o inestable, y deriva de los rápidos vuelos de Mercurio de un lugar a otro -hechos- en al mitología griega se habla de que una vez Júpiter le cortó la lengua a Lara (diosa del habla) y ordenó a Mercurio llevársela. De camino él aprovechó la situación, la violó y ella dio a luz a dos gemelos.

Mercurio no aparecía entre los numena di indigetes de la primitiva religión romana. Más bien subsumió a los antiguos Dei Lucrii cuando la religión romana fue sincretizada con la griega durante la época de la república, sobre principios del siglo III a. C. Desde el principio, Mercurio tuvo esencialmente los mismos aspectos que Hermes, vistiendo las talarias y el pétaso alados y llevando el caduceo, una vara de heraldo con dos serpientes entrelazadas que Apolo regaló a Hermes. A menudo iba acompañado de un gallo, el heraldo del nuevo día, una cabra o cordero simbolizando la fertilidad y una tortuga en alusión a la legendaria invención de Mercurio de la lira a partir de un caparazón.

Como Hermes, era también un mensajero de los dioses y un dios del comercio, particularmente del comercio de cereal. Mercurio también era considerado un dios de la abundancia y del éxito comercial, particularmente en la Galia. También fue, como Hermes, el psicopompo de los romanos, llevando las almas de los recién fallecidos al más allá. Además, Ovidio escribió que Mercurio llevaba los sueños de Morfeo desde el valle de Somnus a los humanos que dormían.1

El templo de Mercurio en el Circo Máximo, entre el Aventino y el Palatino, se construyó en 495 a. C. Este era un lugar adecuado para adorarle como un veloz dios del comercio y el viaje debido a que era un importante centro de comercio además de una pista de carreras. Debido a que se erigía entre el baluarte plebeyo del Aventino y el centro patricio del Palatino, enfatizaba también el papel de Mercurio como mediador.

Debido a que Mercurio no fue una de las deidades primitivas que sobrevivieron a la monarquía romana, no tenía asignado un flamen (sacerdote), pero sí tenía una importante fiesta el 15 de mayo, la Mercuralia. Durante la misma, los mercaderes rociaban agua de su pozo sagrado cerca de la Porta Capena sobre sus cabezas.

separador_150ppp


Marte

Marte

Dios de la guerra, hijo de Júpiter, rey de los dioses, y de su mujer, Juno. Una de las deidades romanas más importantes, se consideraba a Marte el padre del pueblo romano, porque era padre de Rómulo, el legendario fundador de Roma. Originalmente un dios del año, especialmente de la primavera, los romanos identificaban a Marte con el dios griego de la guerra, Ares.

Los nombres del día martes y del mes de marzo derivan del nombre de este dios. Artísticamente suele ser representado joven y vigoroso, con coraza, casco, escudo y yelmo, aunque en ocasiones aparezca de forma poco convencional, caso del Marte de Velázquez que se halla en el Museo del Prado de Madrid.

separador_150ppp


Glosario de los principales personajes de La Mitología Romana:

Angerona

Diosa de los enigmas, de lo oculto y del silencio. Se la representa con un dedo en los labios indicando sosiego.

Apolo

Una debilidad para los romanos, fue el más típico de los dioses griegos y mantuvo su nombre. Dios de la luz, del canto y de la música; gran guerrero que dio muerte con sus flechas a la monstruosa serpiente Pitón. Según los griegos era padre de Asclepios (Esculapio), Dios de la medicina.

Baco

Para los griegos, Dionisos. Dios del misterio, de la magia y del éxtasis. En honor a este Dios se celebraban fiestas orgiásticas donde no faltaba el sexo y el vino: bacanales.

Bona Dea

Diosa de la fertilidad. En Grecia, Hécate.

Ceres

Nominación romana de Deméter. Diosa de la agricultura.

Concordi

Divinidad del equilibrio, la armonía y el buen entendimiento.

Cupido

Dios del amor entre los mortales. Aparecía en primavera, cuando las flores revestían la tierra, esparciendo pasión y fecundidad con sus flechas.

Diana

Diosa virgen de las montañas, de la floresta y de la frondosidad; también asociada a la fecundidad masculina. Para los griegos, Artemisa.

Dis Pater

Deidad del mundo subterráneo al servicio de Plutón, padre de las riquezas del inframundo.

Egeria

Ninfa de los arroyos y de los manantiales ligada a Diana, suplicada por las mujeres durante el parto para aliviar los dolores.

Epona

Diosa del mundo ecuestre nacida de un humano y una yegua.

Fauno

Dios de la fertilidad de la tierra. Era el Dios Pan de los griegos, patrón de los pastores y los rebaños; también asociado a la actividad sexual masculina.

Fortuna

Diosa de la felicidad, también de la buena o mala suerte.

Hércules

El semidiós griego Heracles. Símbolo de la lucha y la virilidad, uno de los dioses más esparcido por todo el Imperio; los romanos, aunque ya tenía muchas, le agregaron unas cuantas leyendas: gestas y hazañas en Italia e Hispania.

Jano

Dios romano por excelencia, no tenía analogía con ninguna divinidad griega. Se le representaba con dos rostros, uno mirando al futuro y otro al pasado; era el comienzo de todo y se le invocaba antes que al mismo Júpiter.

Juno

Esposa de Júpiter, Hera en la mitología griega. Benefactora de las madres y los niños, también Diosa de la guerra.

Júpiter

El más grande de las divinidades, el más poderoso de mortales e inmortales, padre de los dioses y los hombres, señor del bien y del mal, del orden y el caos. Era el protector de Roma: Iuppiter Optimus Maximus. Zeus, en el Olimpo de los griegos.

Lua

La versión femenina del Dios griego Saturno, diosa de la esterilidad y la devastación.

Lucina

Diosa de los dolores del parto y el alumbramiento.

Luna

Selene para los griegos, aunque ya los etruscos la adoraban con el nombre de Losna; hermana de Helios (el sol) y de Eos (la aurora). Montada en un carro de plata tirado por dos caballos, diosa de los espectáculos y el circo.

Marte

Dios de la guerra, en la mitología griega Ares. Hijo de Júpiter y Juno; después de Júpiter era el Dios más venerado por los romanos; se le rendían honores y sacrificios al empezar la primavera, ya que era en Marzo (mes que lleva su nombre) cuando daban comienzo las campañas guerreras.

Matuta

Diosa del amanecer, de la aurora (matutino).

Mercurio

El mensajero de los dioses. Divinidad secundaria, simpática y servicial, que se ganó el aprecio de los demás dioses y de los humanos; protector de los caminantes, de los pastores y de la elocuencia, también, acompañante de los muertos en el reino de las sombras. En Grecia, Hermes.

Minerva

Análoga a la griega Atenea. Diosa de origen etrusco patrona de los artistas, los inventores y los artesanos; muy relacionada con el mundo de la cultura.

Neptuno

Después de Júpiter era el más grande de los dioses. Divinidad de mares y océanos, de ríos y tormentas; en la mitología griega, Poseidón.

Ops

Diosa de la abundancia, esposa de Saturno.

Plutón

Dios del inframundo, de los muertos y de los infiernos; el Hades griego. Para los romanos, también, señor de los tesoros subterráneos.

Quirino

Dios primitivo que, junto a Júpiter y Marte, formó la primera Tríada de dioses romanos. Para sabinos y etruscos, el Dios fundador.

Saturno

Hijo de Urano y Tellus, encarnación del tiempo; se le representa con un reloj de arena y una guadaña. Dios del calendario, de las estaciones y las cosechas. En el Olimpo griego, Cronos.

Silvano

Divinidad romana. Protector de animales domésticos, de los campos y el arbolado.

Spes

Implicación de Esperanza, Diosa a la que invocaban desvalidos campesinos y grávidas mujeres. Se la representa como una dulce doncella con alegre sonrisa.

Tellus

Representación de la Tierra, Gea o Gaia para los griegos. Diosa de todo lo maternal y de la concepción femenina.

Venus

Afrodita. Símbolo del amor, de la primavera y de todos los atractivos de la naturaleza. Muy importante para los romanos, que también la asociaron con la fecundidad y la lujuria.

Vesta

Diosa de la morada doméstica, era la deidad del hogar por antonomasia; su culto dependía del Pontifex Maximus y las vestales.

Vulcano

El Dios Hefesto de los griegos. Dios del fuego y de los metales.

separador_150ppp

Volver a Dioses


Fuentes:

Mitología griega y romana de J. Yumbert, editorial Gustavo Gili


Comparte si te gustó


Haciendo click en cualquier producto serás redirigido a la web de amazon donde podrás hacer tus compras.


Dioses Romanos en Amazon

siguenos en Twitter

Nuestras Redes Sociales

Canal YouTube - Simbología del Mundo - 1331ocho

Blog Pensamientos...

¿Te acuerdas...?

Blog Pensamientos...

Confianza - Rencor

Blog Pensamientos...

Orgullo

Blog Pensamientos...

Yo nunca

Blog Pensamientos...

Verdad - Mentira

Blog Pensamientos...

Sueños

72 Nombres de Dios

Cábala

72 Demonios del Rey Salomón

Satanismo


Si quieres anunciarte en nuestra web, ponte en contacto con nosotros haciendo Click Aquí.

Ayudanos a mantener las web activa, gracias por tu aportación.

 

Simbología del Mundo

 1331ocho@gmail.com

+34 636 56 78 57

 

 

Síguenos en Twitter

 

 

Contacta con Nosotros





Nombre (*)

Correo electrónico (*)

Asunto

Mensaje