Ajedrez



Ajedrez

Si lo pensamos bien, el juego del ajedrez es toda una metáfora de la vida y de nuestra sociedad. Cada ficha del tablero tiene una función y está organizada de una manera jerárquica que impide que las de más abajo escalen posiciones.

Todas, en un momento dado son prescindibles, a excepción del Rey que es quien de verdad maneja la partida y alrededor del cual se basa todo el juego, ya que si cae… la partida termina. Y aunque las demás fichas sigan en pie, son arrastradas a la derrota.

El rey

Existen señores todopoderosos a los que hay que defender y proteger a toda costa puesto que si son derribados todo termina. Pueden ir a donde quieran sin importar la dirección. Sus movimientos son muy cortos pero muy pensados y siempre escoltados por vasallos que bajo la excusa de defenderles, no dudan en masacrar a los oponentes y les hacen la pelota para subir en la escala social.

Son los amos del mundo, la Élite, y por lo general ocupan todos puestos relevantes en las instituciones de todos los países del mundo, grandes corporaciones, organismos internacionales, etc… y no en pocas ocasiones, su linaje les perpetúa en el poder aunque no sean realmente necesarios ni capaces.

La Reina

Por otro lado, existen aquellos que manejan los hilos de todo, siempre al servicio de su “Señor”, claro.  Bancos Centrales y Entidades Financieras Mundiales, Banco Vaticano, etc… que también pertenecen a esa Élite. Éstos son realmente poderosos. Poseen las grandes fortunas del mundo. Pueden derrocar gobiernos desde sus despachos, provocar guerras, que por supuesto financian y que les hacen cada vez más ricos a costa de la desgracia de los demás, provocan crisis económicas para reordenar y quitarles lo poco que han conseguido los de abajo y se mueven por todo el tablero sin ninguna restricción. Realmente son los amos del mundo. Pueden ir en cualquier dirección y hacer lo que estimen oportuno cómo y cuándo ellos quieran por todo el tablero. Si caen, la partida puede seguir pero el Rey se queda a merced del oponente, puesto que ellos son los que sustentan todo el peso de la partida. Su misión principal en mandar, atacar al oponente y si es necesario sacrificarán a cualquier pieza que esté por debajo de ellos en la escala de poder, empezando, como no podría ser de otra manera, por los peones a los que usa a su antojo.

Alfil

Más abajo, existen los Organismos Internacionales y las Religiones o “Alfiles”. Estos van de un lado a otro en diagonal, nunca de frente. Las grandes y poderosas Élites los utilizan para que reúnan al ganado alrededor de falsas promesas de futuros mejores.

Por un lado, están los Grandes Organismos Internacionales, que se reúnen de vez en cuando en torno a una gran mesa, organizan grandes reuniones de países con la excusa de solucionar los problemas del mundo pero que no son más que la fachada que los de arriba quieren que veamos para que creamos que tenemos gente que cuida de nosotros y por nuestros intereses. Una cortina de humo para tener al pueblo bien amarrado y que no se subleve.

De vez en cuando organizan espectáculos coloridos que hacen que el pueblo salga a la calle para salvar al mundo de su destrucción utilizando estrellas mediáticas a su servicio… cantantes, estrellas del cine, famosos y demás farándula.

Por otro lado están las Religiones. Éstas son las encargadas de dominarnos por el lado espiritual. Te ofrecen la vida eterna a cambio de tu sumisión. Te hacen ver que todo lo que te pasa es por designio divino o porque te has portado mal, excusando así de esta manera a los verdaderos culpables de las desgracias de los pueblos… Obedecen ciegamente al Rey y actúan sumisamente ante la Reina a la cual, consideran su verdadero Dios, pues es la generadora de su Santo Grial… El dinero y el poder.

.

Caballo

Existen los Grandes Empresarios, los dueños de consejos de administración de esas Empresas Multinacionales. Esos que se pueden saltar las normas y pasar por encima de los demás. Al igual que hacen los caballos, que pueden saltar por encima de otras fichas con movimientos extraños que nadie puede entender. Pueden ir a cualquier lado del tablero saltando toda norma escrita para los demás, siempre al servicio se su señor el “Rey” y bajo el mando de la “Reina”. Estos son los encargados de vigilar que todo se cumpla y en un momento dado, si los de abajo empiezan a subir y a estabilizarse, los derriban sin ningún miramiento a derecha o a izquierda. Da lo mismo, todo sea por proteger a sus “Señores”.

Torre

Como no podía ser de otra manera, todos los movimientos de los de las anteriores fichas tienen que estar bien flanqueados, posición que ocupan las Torres al principio del juego. Son los políticos. Se mueven hacia delante o hacia atrás, y cuando les interesa… de izquierda a derecha o de derecha a izquierda (qué más da).

Su misión principal es hacernos creer que estamos protegidos, puesto que erróneamente pensamos que son nuestros representantes por el hecho de que somos nosotros los que los supuestamente les elegimos cada cierto tiempo, o eso creemos. En realidad no son más que “Títeres” manejados por los de arriba mediante hilos invisibles que día a día nos manipulan con su verborrea, haciendo que veamos cómo discuten, cómo nos defienden, cómo luchan por nuestros intereses y nuestros derechos, cuando en realidad no son más que los juguetes del verdadero poder. Eso sí… nosotros, como ovejitas, les seguimos y no solo eso, aseguramos que son “nuestros representantes”, cuando en realidad no son más que la excusa de todos nuestros males.

Peones

Y por último, existimos todos nosotros… “los Peones”.

Somos la mayoría al igual que en un tablero de ajedrez pero tenemos todos nuestros movimientos restringidos y nunca podemos dar marcha atrás si nos equivocamos. Somos la primera línea, los primeros que caemos y los primeros en ser sacrificados, siempre para proteger al “Gran Señor” y al servicio de todas sus fichas.

Para poder avanzar, solo lo podemos hacer hacia delante, paso a paso. Para poder ascender algo y comer a un rival tenemos que emular a los grandes organismos (Alfiles) y movernos en diagonal (eso sí, solo una posición), ocupando el carril de otro compañero “Peón” e impidiéndole que siga avanzando. Ya sabes… o él o tú, los dos juntos no podemos.

Cada vez que surge algún problema, somos los primeros en ser sacrificados. Somos usados y manipulados al antojo de las demás fichas del tablero. Somos los votantes de las “Torres”, los empleados de los “Caballos”, los feligreses y seguidores de los “Alfiles”, los soldados de la “Reina” y los esclavos del “Rey”.

Muy de vez en cuando, algún que otro “Peón” consigue llegar a la última línea contrincante, eso sí, tras mucho luchar, y se convierte en “Reina”, pero por lo general, esto no suele ocurrir y cuando ocurre… Se ve rodeado de todas las demás figuras que le ven como un extraño que no pertenece a su mundo. Eso sí… Un “Peón” jamás será “Rey”. Eso queda reservado a una Élite a la que nunca tendrá acceso.

“Tenemos que asumirlo… no somos más que Peones”


“Ajedrez” es un texto original de 1331ocho registrado en SafeCreative con el número 1911072421565 y pertenece al Volumen 2 de Pensamientos… que nunca debieron salir de mi cabeza.

Imágenes de las figuras de ajedrez by: Agzam – Агзам Гайсин


Gracias por tu aportación

Ayúdanos a mantener la web activa, gracias.

Comparte si te gustó



Comenta

Deja tu comentario. No importa si estás de acuerdo o no con lo escrito. De hecho no tienes por qué estarlo. Nos podrán robar día a día todos nuestros sueños, pero lo que nunca nadie nos podrá quitar es el poder expresarlos libremente, aunque lo intenten.

Los comentarios que llevan adosados “links” a otros sitios, el sistema los considera spam y los rechaza.

Creo en la libertad de expresión y creo profundamente en que cada uno de nosotros tenemos nuestro punto de vista ante cualquier texto y que la interpretación de todo lo que se lee… es libre. Por lo tanto, nunca voy a entrar en una discusión sobre ideas o modos de entender y menos aún en puntos de vista por motivos ideológicos o de creencias religiosas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.