La Hoja de Papel

Se podría decir que el tiempo lo cura todo, pero no es verdad. Lo único que hace el tiempo es apilar un papel encima de otro, de tal forma que lo que va quedando debajo, pasa al olvido. Cada papel que se apila, para algunas personas no deja de ser nada más que una experiencia más, una para bien y otras para mal, que nos hacen dejar atrás las anteriores. Eso sí, pase el tiempo que pase, y por muy debajo que se quede… ese papel sigue estando ahí y seguirá permaneciendo hasta el final de nuestras vidas.

Hay papeles de diferentes calidades. Unos no dejan de ser más que una fina pasta de celulosa que pasan sin pena ni gloria. Otros son de una calidad normal, de esa que usamos a diario. Pero otros… otros son papeles que te dejan una huella tan profunda, que por mucho que apiles más y más pliegos encima, siempre sobresalen del montón y de vez en cuando son sacados de la pila y vueltos a poner encima por su “supuesta calidad”.

Sin embargo, hasta en eso nos equivocamos. Realmente nos fijamos en la calidad exterior del papel, o sea… en el aspecto físico o económico, cuando en realidad, lo verdaderamente importante es lo que fue escrito en cada una de esas hojas.

Se puede escribir una chorrada en un bello y caro pergamino y al mismo tiempo, de vez en cuando, una gran obra en una simple servilleta de papel que podría haber llegado a convertirse en una “obra maestra”. Sin embargo, es muy posible que nunca sea leída y que se quede en el fondo de la pila de papel precisamente por eso… por ser una servilleta de papel. Las apariencias juegan un papel importante, nunca mejor dicho. Tanto tienes, tanto vales. De hecho, muchas grandes obras son rechazadas por su aspecto exterior y circunstancias de la vida mientras que otras son ensalzadas simplemente porque se hicieron o se llegó a ellas a través del interés y el olorcillo del dinero y la estabilidad. Eso sí… con el tiempo se termina descubriendo que solo eran una fachada graciosilla y chistosa aunque por desgracia suele ser cuando ya no hay remedio y es entonces cuando se busca esa vieja y arruinada servilleta en la que un día se escribieron, tal vez por error, esos versos que de una manera u otra daban sentido a esa vida anodina que no llenaba las expectativas que nos habíamos creado.

Y no, el tiempo no cura nada. Solo va tapando aquellos escritos del pasado que dejamos que se fueran ocultando debajo de cada una de las experiencias que día a día, para bien o para mal, van llenando nuestra vida en busca de “esa felicidad” que no supimos mantener a nuestro lado o quién sabe… simplemente porque no nos permitieron que estuviera a nuestro lado.

En fin, como siempre digo… que cada uno saque sus propias conclusiones. Yo prefiero ser esa servilleta vieja y rota, pero con contenido, antes que un maravilloso y caro pergamino, intocable en su urna de cristal por miedo a que se estropee. Además, con el tiempo, la mayoría resultan ser falsificaciones que simplemente se supieron vender bien y que una vez compradas te das cuenta de que no son más que copias de aquello que siempre quisiste tener.

“Si algún día consigues tu obra maestra… consérvala.

El mundo está lleno de falsas copias que una vez leídas… pierden su interés”.


“La Hoja de Papel” es un texto original de 1331ocho registrado en SafeCreative con el número 191227275532g y pertenece al Volumen 3 de Pensamientos… que nunca debieron salir de mi cabeza.

Pila de papel en Logo 1331: BRRT


Gracias por tu aportación

Ayúdanos a mantener la web activa, gracias.

Comparte si te gustó



+

Comenta

Deja tu comentario. No importa si estás de acuerdo o no con lo escrito. De hecho no tienes por qué estarlo. Nos podrán robar día a día todos nuestros sueños, pero lo que nunca nadie nos podrá quitar es el poder expresarlos libremente, aunque lo intenten.

Los comentarios que llevan adosados “links” a otros sitios, el sistema los considera spam y los rechaza.

Creo en la libertad de expresión y creo profundamente en que cada uno de nosotros tenemos nuestro punto de vista ante cualquier texto y que la interpretación de todo lo que se lee… es libre. Por lo tanto, nunca voy a entrar en una discusión sobre ideas o modos de entender y menos aún en puntos de vista por motivos ideológicos o de creencias religiosas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.