Paso a Paso

“Me equivoqué, Soledad significaba… estar solo”

Después de una noche con ardor de estómago debido a la ingesta incontrolada de una cena que parecía no tener fin y aderezada con más vasos de vino de Rioja de los que posiblemente eran los recomendables, pero que para ser sincero… entraban muy bien.

Eran las ocho de la mañana cuando con los ojos como platos decidió que la cama no era el lugar apropiado para auto compadecerse, así que se vistió, se tomó un café, recogió las sábanas de la cama de esa forma que tanto molesta a las madres y se fue a pasear.

Realmente era una mañana de Navidad extraña. No había ni una sola nube en el cielo. La temperatura parecía más la entrada del otoño que pleno invierno. Un sol resplandeciente iluminaba todo con esa falsedad de aquel que se sabe necesario y que en cualquier momento te deja helado y a oscuras cuando se va.

Las lluvias intensas de los días anteriores habían dejado una bella estampa en el campo con esos tonos verdes de la hierba, mezclada con el marrón rojizo y sin hojas de los árboles. Una sensación de humedad y ese olor a tierra mojada que tanto nos gusta a esos locos que disfrutamos sentados en un banco viendo la vida pasar.

De vez en cuando pasaba alguien. Esa sensación del caminante que no va a ningún lugar, que simplemente anda por andar, quizás también por bajar el exceso de gramos adquiridos la noche anterior o simplemente por el placer de pasear. Aquel que nunca ha vivido eso, nunca sabrá lo que es sentir la libertad que te va dando cada paso que das.

¿Y si a ese paseo lo unes los “éxitos de Pink Floyd” o las letras de “Sabina”? Esa música, cuasi mágica que te transporta y te lleva en volandas mientras vas dejando atrás ese camino que parece no tener fin y que sin embargo no te lleva a ningún lugar más que de vuelta a casa. Esa casa donde te espera ella… tu soledad.

¡Qué palabra…! “Soledad”

Posiblemente, hasta me equivoqué cuando esa persona me dijo que mi destino era la “Soledad”. Yo pensé en otra cosa y sin embargo “Soledad” quería decir… estar solo.

¿Se puede estar solo rodeado de gente? La respuesta es sí. La “Soledad” realmente es un estado de ánimo y te hace sentirte vacío ante la incomprensión de los que te rodean y sobre todo de aquellos que un día juraron que te querían pero que se plegaron ante las exigencias de los demás precisamente por eso… por no sentirse ellos solos sin darse cuenta que esas exigencias nunca cambiarían mientras el “grifo” de aquel que ordena y manda siga surtiendo de odio todo lo que provee. (Yo me entiendo)

Lo que no puedo entender y no creo que nunca lo entienda es la falta de personalidad de algunas personas que sabiendo lo que quieren, se pliegan ante esas exigencias. Pasarán los años y quién sabe… a lo mejor un día desearán no haber sido esclavos de los pensamientos de los demás. O quién sabe… a lo mejor terminan dándoles la razón y las gracias por haberles abierto los ojos y terminan siendo felices, aunque el damnificado de todo ese odio sea yo… siempre yo.

Total… ¿qué más da? Al final se hace verdad ese dicho de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Todo sea por la felicidad de los que te rodean, aunque sea a costa de la tuya propia. Lo importante realmente no es “ser”, lo verdaderamente importante es “aparentar” y hacer ver a los demás que eres aquello que no eres para intentar que pase el tiempo lo más rápido posible.

Siento rabia, esa rabia que te hace decir cosas que no sientes pero que dices para que otras personas puedan tener una justificación para irse sin remordimientos y que consigan de una vez por todas ser felices aunque sea a costa tuya. Es como un suicidio voluntario para que esas personas a las que tanto quieres consigan de una vez por todas desligarse de ti y no te utilicen como pretexto para no dar un “Sí” que les solucionaría el futuro, ese que tanto buscan y que mientras tú sigas ahí nunca llegarán a tener. (Aunque sea otra mentira). Ese falso futuro que no es más que la asunción de otro fracaso.

Eso sí… luego llegan otros, aprovechan ese suicidio y te borran de la mente. La vida es así y yo… me equivoqué de Soledad…

“Soledad significaba en realidad… estar solo”

En fin… siempre quise sentir la Soledad, pero me equivoqué. “Soledad” realmente es estar solo y no me queda más que felicitar a todos aquellos que consiguieron a base de “grifos”, medias verdades disfrazadas de adulación y falsas promesas de futuro que esa distancia que vas dejando en el camino paso a paso se haya convertido en una distancia tan grande que ya… es imposible volver a desandarla. Demasiadas mentiras.

Algún día explicaré el significado del “grifo”. Como decía Soledad… “yo me entiendo”.


“Paso a Paso” es un texto original de 1331ocho registrado en SafeCreative con el número 1912272755320 y pertenece al Volumen 3 de Pensamientos… que nunca debieron salir de mi cabeza.

Imagen fondo logo 1331ocho by: Elisabeth Leunert


Gracias por tu aportación

Ayúdanos a mantener la web activa, gracias.

Comparte si te gustó



Comenta

Deja tu comentario. No importa si estás de acuerdo o no con lo escrito. De hecho no tienes por qué estarlo. Nos podrán robar día a día todos nuestros sueños, pero lo que nunca nadie nos podrá quitar es el poder expresarlos libremente, aunque lo intenten.

Los comentarios que llevan adosados “links” a otros sitios, el sistema los considera spam y los rechaza.

Creo en la libertad de expresión y creo profundamente en que cada uno de nosotros tenemos nuestro punto de vista ante cualquier texto y que la interpretación de todo lo que se lee… es libre. Por lo tanto, nunca voy a entrar en una discusión sobre ideas o modos de entender y menos aún en puntos de vista por motivos ideológicos o de creencias religiosas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.