Silencios



Silencios

“La verdad de otra persona no está en lo que te revela, sino en lo que no puede revelarte.

Por eso para entenderla, no escuches lo que dice, sino lo que calla”

(Yibrán Jalil Yibrán ) Arena y Espuma (1926)

Podía estar de acuerdo con esta cita, pero partimos de una mentira. En el texto original no dice “La verdad…”, sino “La realidad…”

La realidad de alguien es su día a día, pero puede estar basada en una gran mentira. Partiendo de aquí… todo lo demás no es más que dos frases sacadas de contexto para hacer una bonita imagen utilizando una frase profunda con el propósito de adornar un estado de Whatsapp.

Y pasan los días sin saber nada… ni un solo mensaje, y lo mejor de todo es que es posible que esté enfadada. La gente tiene la piel muy fina. Se hacen los ofendidos cuando expresas algo sin tener en cuenta que esas expresiones vienen del desafecto producido por sus actos. Puede ser que yo sea el culpable de todo, no lo niego, pero la vida es cruel.

¡Qué fácil es decir eso de “…entender a la persona por lo que calla”! Eso no es cierto. Sacada de su contexto original, no es más que una de esas muchas y absurdas frases que colocamos, o mejor dicho, que coloca la gente en sus “estados”. Siempre me ha hecho mucha gracia cuando alguien me dice que hay que entender los silencios, cuando me dice que hay que entender sus ausencias. Pues yo no consigo entenderlas. No soy adivino. Yo soy de esas personas raras que creen que hablando se entiende la gente, no intentando adivinar lo que otro supuestamente piensa o deja de pensar. De esa manera solo se consiguen malos entendidos. Ahora que pienso… a lo mejor es lo que se pretende. Puede ser.

— No supiste entender mis silencios.

— Claro que no. Yo entiendo las palabras, los silencios los entiende solo aquella persona que calla.

Es curioso, pero es así. Existen personas que no dicen nada y cuando de vez en cuando dicen algo… lo dicen siempre a medias y con medias verdades. Dándole vueltas y vueltas a algo pero sin terminar nunca de decir lo que supuestamente quieren decir y luego… te acusan de que no las entendiste.

No es posible entender a alguien que siempre habla a medias. No es posible entender a alguien que habla para sí mismo. No es posible entender a alguien que no quiere ser entendido, porque en realidad no hace otra cosa que jugar siempre con una doble baraja…

— Si esto no me sale bien… tengo esto otro.

Esa sensación de que siempre eres un plan “B” te hace desconfiar de todo. Esa sensación de que solo estás para cuando los demás no están, te hace ver que no has sido más que un comodín. Porque en realidad siempre fuiste eso… un comodín que siempre estaba ahí cuando se te necesitaba y prescindible en el momento que las cosas empezaban a ir algo mejor.

— No supiste entender mis silencios.

Pues no, no los supe entender. Yo entiendo las palabras, no los silencios a más de trescientos kilómetros de distancia. Podría llegar a entenderlos mirando a los ojos, pero eso tampoco pudo ser. La pantalla de un teléfono es fría y no expresa las emociones de la persona que está a otro lado y calla, las palabras sí. Pero esos silencios no fueron más que la expresión del olvido que día a día te iban imponiendo aquellos que nunca te permitirán que expreses a los cuatro vientos aquello que supuestamente querías. A lo mejor, también eso era otra de tus mentiras, o quien sabe, otro de tus silencios.

“Yo sigo esperando, es lo único que sé hacer. Esperar”

“Tú sigue callando, es lo único que sabes hacer. Callar”

Las palabras dicen cosas, los silencios las ocultan. Nunca lo olvides.

 


“Silencios” es un texto original de 1331ocho registrado en SafeCreative con el número 1912272755320 y pertenece al Volumen 3 de Pensamientos… que nunca debieron salir de mi cabeza.

Imagen fondo logo 1331ocho by: Kelsey Vere y Gerhard Gellinger


Gracias por tu aportación

Ayúdanos a mantener la web activa, gracias.

Comparte si te gustó



+

Comenta

Deja tu comentario. No importa si estás de acuerdo o no con lo escrito. De hecho no tienes por qué estarlo. Nos podrán robar día a día todos nuestros sueños, pero lo que nunca nadie nos podrá quitar es el poder expresarlos libremente, aunque lo intenten.

Los comentarios que llevan adosados “links” a otros sitios, el sistema los considera spam y los rechaza.

Creo en la libertad de expresión y creo profundamente en que cada uno de nosotros tenemos nuestro punto de vista ante cualquier texto y que la interpretación de todo lo que se lee… es libre. Por lo tanto, nunca voy a entrar en una discusión sobre ideas o modos de entender y menos aún en puntos de vista por motivos ideológicos o de creencias religiosas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.