Confianza – Rencor

Confianza – Rencor, según el diccionario:

  • Confianza: Esperanza firme que se tiene en una persona o cosa.
  • Rencor: Resentimiento arraigado y persistente.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sido perdonados o hemos perdonado alguna ofensa pero, ¿se puede volver a confiar en quien te engañó?

Sinceramente, creo que no. Siempre, aunque no queramos, aunque nuestro corazón intente una y otra vez volver a hacerlo; la memoria, esa chivata insolente que no nos deja ser nosotros mismos y que nos recuerda el pasado, no nos va a dejar.

Cuando se pierde la confianza en alguien es “casi imposible” (el imposible no existe) volver a recuperarla. Siempre quedará la duda de si lo volverá a hacer otra vez y eso, aunque lo neguemos, nos da miedo y nos hace volvernos desconfiados.

Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, lo que me hace pensar que yo debo ser muy humano. No solemos aprender de nuestros errores pero a pesar de todo, aunque perdonemos, la confianza es algo que nunca se restablecerá al cien por cien.

Lo más curioso de todo es que cuando hablas con una persona que en el pasado te hizo daño y se lo recuerdas, por lo general te va a llamar rencoroso y si hablamos de relaciones sentimentales, peor aún, te puede llegar a llamar “Celoso”. O sea, si perdonas y olvidas la ofensa puedes pasar por buena persona pero ya conocéis el dicho:

“del bueno al tonto sólo hay un paso”

Por lo general te toman por lo segundo y si no es así, entonces eres rencoroso.

Pues, lo siento pero debe ser que yo soy rencoroso realmente. Uno más de mis innumerables defectos con los que quiera o no quiera estoy destinado a vivir hasta el fin de mis días.

Una pena.

Blog, Pensamientos que nunca debieron salir de mi cabeza.

Gracias por tu aportación

Ayúdanos a mantener la web activa, gracias.

Comparte si te gustó

Ahora también lo puedes ver y escuchar en nuestro canal de YouTube.

Comenta

Deja tu comentario. No importa si estás de acuerdo o no con lo escrito. De hecho no tienes por qué estarlo. Nos podrán robar día a día todos nuestros sueños, pero lo que nunca nadie nos podrá quitar es el poder expresarlos libremente, aunque lo intenten.

Los comentarios que llevan adosados “links” a otros sitios, el sistema los considera spam y los rechaza.

Creo en la libertad de expresión y creo profundamente en que cada uno de nosotros tenemos nuestro punto de vista ante cualquier texto y que la interpretación de todo lo que se lee… es libre. Por lo tanto, nunca voy a entrar en una discusión sobre ideas o modos de entender y menos aún en puntos de vista por motivos ideológicos o de creencias religiosas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.