Lloramos


Lloramos

La mayoría de las veces no lloramos por las traiciones,

no lloramos por las heridas,

ni por las personas.

Lloramos por nosotros,

porque nuevamente volvimos a caer,

porque una vez más nos dañó la persona en la que más confiábamos.

(Anónimo)

y a pesar de todo, yo… sigo esperando.

 

Blog, Pensamientos que nunca debieron salir de mi cabeza.

Comparte si te gustó



Más pensamientos...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.