Perdonar

Qué fácil es decir que “hay que perdonar” pero, ¿de verdad lo sabemos hacer?

Según el diccionario, perdonar significa:

“Olvidar la falta que ha cometido otra persona contra ella o contra otros y no guardar rencor ni castigar por ella”

Internet está lleno de frases de “Perdón”, algunas hasta son bonitas pero llevan dentro una gran falsedad, realmente creo que el ser humano es falso por naturaleza, lo siento por el que se pueda sentir ofendido y por supuesto le pido perdón pero lo creo sinceramente.

Estoy cansado de ver en los estados del Whatsapp fotos con frases que si no conociera a las personas que son dueños del perfil hasta podría pensar que lo dicen de verdad. La cuestión es quedar bien ante los demás y pasar por excelentes personas.

Nos permitimos hasta la licencia de dar lecciones morales sobre el comportamiento humano y consejos para ser felices como si en todo momento estuviéramos en posesión de la verdad. Alguien puede creer que es lo que yo hago ahora pero nada más lejos de la realidad, yo no doy consejos ni los pido, desde hace ya muchos años sigo una frase de una canción de mi admirado Joaquín Sabina que dice:

“… qué consejos voy a darte yo que ni siquiera sé cuidar de mí…”

 

¿Se puede perdonar a una persona que no perdona?

Ante una discusión u ofensa mutua, siempre alguien debe dar el primer paso en eso que llamamos “reconciliación” que no deja de ser un perdón mutuo pero, ¿qué pasa cuando los dos esperan que sea el otro el que lo haga?

No voy a ser yo el que dé el primer paso, ¿no?…, ¡me quedaría por debajo!

Decirme que nunca habéis pensado así y me daréis la posibilidad de, además de falsos, llamaros mentirosos.

Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención es el “perdón divino”, en especial el de la Iglesia Católica. Imagino que la mayoría de los que leáis ésto habréis visto, o por lo menos habréis oído hablar de la serie de televisión “Cuéntame”. Pues bien.., En las primeras temporadas, cuando Carlitos todavía era un niño, dice una frase que se me quedó grabada:

“La religión católica es un chollo, puedes ser malo, te confiesas y el cura te pone el contador de pecados “a cero”.

No deja de ser curiosa la frase pero lo peor no es eso, lo verdaderamente dantesco es que muchos la cumplen a rajatabla.

 

¿El perdón lleva implícito el olvido?

Recordemos que según el diccionario, perdonar es “olvidar una falta…” pero, ¿y según la vida real?, sinceramente creo que no. Se puede perdonar algo pero eso de “olvidar” ya es otra cosa. (Por supuesto, imagino que depende de la falta cometida, claro).

¿Cuántas veces habéis oído eso de?:

“Yo perdono, pero no olvido”

Seguro que muchas veces e incluso es posible que hasta vosotros mismos lo halláis dicho alguna vez.

¿Y esa de..?:

“Ni olvido ni perdón”

Aquí entraría el rencor, el odio y todas esas cosas que ninguno de nosotros tenemos. ¿A que no?, pues eso digo yo.

 

Más preguntas…:

¿todo tiene perdón?
¿siempre perdona el mismo?
¿se perdona por cariño?
¿se perdona por amor?
¿se perdona por miedo a perder a la otra persona?
¿se perdona por propio egoísmo?

 

Cada uno que dé su opinión, de hecho cada persona tiene la suya y así debe ser.

Pido perdón por si acaso alguien se ha sentido ofendido esperando ser perdonado por escribir estas cosas que “no tienen perdón de Dios”.

Blog, Pensamientos que nunca debieron salir de mi cabeza.

Gracias por tu aportación

Ayúdanos a mantener la web activa, gracias.

Comparte si te gustó

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.