¿Qué quieres?

Nunca he conseguido leer la mente de nadie ni lo pretendo, pero a veces me gustaría saber qué es lo que realmente quiere la gente en su vida. Algunas personas se decantan por el dinero, otras por el amor, otras por sus ideales, otras simplemente esperan que pase algo, otras se dejan llevar por lo que los demás digan dejando a un lado todos sus sueños… no vaya a ser que les den la espalda esos mal llamados “amigos”.

Es importante tener amistades, personas que en todo momento estén ahí para echar unas risas, para tomar unas copas, para salir de fiesta un día determinado de la semana pero… ¿y después qué?

Después cada uno sigue con su vida, cada uno tiene sus propios problemas, cada uno sabe qué es lo que quiere en la vida. Bueno… eso no es del todo cierto.

Existen personas que no saben ni lo que quieren, personas que dicen una cosa por la mañana, cambian de opinión por la tarde y que por la noche son capaces de negar lo que dijeron ayer. Y qué decir de cuando dicen una cosa y luego… a hablar con terceras personas cambian todo su argumentario en función de lo que hayan escuchado, de lo que les hayan metido en la cabeza o peor aún… de lo que les hayan prometido en un momento dado después de dos cervezas. En fin, estas personas no saben ni lo que quieren.

Luego están aquellas personas que van a por todas sin importarles nada ni nadie, solo se importan ellas mismas. Son capaces de engañar a cualquiera, adulan por doquier, son muy buenas personas y todo les parece bien. Cuando se les lleva la contraria o se intenta que desaparezcan de tu vida… suelen echarse a llorar como niños, demostrando así lo buenos actores que suelen ser. Dar pena debería estar considerado como “arte” porque hay que ser todo un artista para engañar una y otra vez a base de lágrimas. Yo les llamo “los llorones” y lo peor de todo no es que existan, que de todo debe haber en la viña del señor, lo realmente increíble es que haya gente que les crean una y otra vez y que caigan en sus redes por el simple hecho de no estar solas.

¿Qué es lo que realmente quiere cualquier persona?

La respuesta es sencilla, ser feliz, pero la realidad no suele acompañar a la respuesta a todas aquellas personas que realmente no saben qué es lo que quieren. Estas personas van dando bandazos por la vida, buscando esa felicidad que tanto ansían. Son capaces de perderla cuando la han conseguido simplemente por el hecho de que siguen buscando sin darse cuenta de que ya la habían encontrado.

Hoy en día, existe un poderoso caballero, llamado “Don Dinero” que nos hace ser buenos o malos a los ojos de los demás. Esa frase que reza “tanto tienes, tanto vales” es una realidad indiscutible en nuestra sociedad y nos hace ver las cosas desde un punto de vista material, incluso en el amor. Qué lejos quedan esas historias en las que los protagonistas anteponían su amor al dinero. Ahora es motivo de separación y búsqueda de “un futuro mejor”.

Ya no importa el no estar enamorado de otra persona, si ésta tiene dinero y me puede garantizar un futuro de prosperidad y tranquilidad, si me puede llevar de viaje o a restaurantes caros… pues “adelante y que sea lo que Dios quiera”. Total, el roce hace el cariño y puede que con el tiempo hasta me enamore. El problema es que siempre he pensado y sigo pensando que todo aquello que nace del interés y de una mentira… siempre será una mentira y tarde o temprano está abocado terminar mal por una sencilla razon… hay personas que no saben lo que quieren y nunca van a ser felices con lo que tienen porque siempre estarán pensando en lo que dejaron atrás que casualmente… era lo que querían.

Por lo tanto… la verdadera pregunta no es ¿qué quieres?, la verdadera pregunta sería…

“¿Qué es realmente lo que quieres?”

Blog, Pensamientos que nunca debieron salir de mi cabeza.

Comparte si te gustó



Comenta

Deja tu comentario. No importa si estás de acuerdo o no con lo escrito. De hecho no tienes por qué estarlo. Nos podrán robar día a día todos nuestros sueños, pero lo que nunca nadie nos podrá quitar es el poder expresarlos libremente, aunque lo intenten.

Los comentarios que llevan adosados “links” a otros sitios, el sistema los considera spam y los rechaza.

Creo en la libertad de expresión y creo profundamente en que cada uno de nosotros tenemos nuestro punto de vista ante cualquier texto y que la interpretación de todo lo que se lee… es libre. Por lo tanto, nunca voy a entrar en una discusión sobre ideas o modos de entender y menos aún en puntos de vista por motivos ideológicos o de creencias religiosas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.