Querido destino: pórtate bien


Querido destino:

Yo nunca he creído en ti, siempre he pensado que no existes, siempre he preferido creer que el futuro depende de mis actos, de lo que hago o dejo de hacer.

No entiendo que haga lo que haga en la vida, “algo” me va a llevar a un punto final. Si es así…, ¿da lo mismo que intente una y otra vez ser feliz o basta con quedarme sentado en un sillón y esperar a que vengas con tus designios?

¿Entonces no soy libre?, ¿entonces no soy dueño de mi vida?, ¿quieres decir que estoy a expensas de que un día te levantes con buen humor y hagas realidad mis sueños?

Querido destino, lo siento pero no creo en ti. Prefiero pensar que mi vida la forjan mis actos, para bien o para mal.

Prefiero pensar que las personas que me rodean están porque quieren estar y no porque tú las coloques en mi vida.

Prefiero pensar que las cosas que consigo me las he ganado yo, no que me las has regalado tú.

Algún día se cumplirán algunos de mis sueños, otros posiblemente nunca se cumplirán pero nadie me podrá decir que tú me los regalaste.

Querido destino, échate a un lado y déjame ser libre, déjame equivocarme, déjame acertar y cuando llegue el final de mi vida…, ya echaremos cuentas tú y yo.

Querido destino, pórtate bien y déjame luchar por mis sueños. Sólo te pido eso y así, algún día conseguiré hacer la pregunta más importante de mi vida…

Blog, Pensamientos que nunca debieron salir de mi cabeza.

Comparte si te gustó



Más pensamientos...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.